control horario laboral

¿Qué se considera absentismo laboral?

El absentismo es, hasta cierto punto, inevitable cuando se tiene una empresa o negocio. No importa cuán dedicados o confiables sean los empleados, ocasionalmente habrá razones por las que deban faltar al trabajo. Es algo habitual, ya que todo el mundo puede verse afectado por alguna enfermedad común, necesitar tomar un día para resolver un imprevisto o experimentar una emergencia personal o familiar. La ausencia ocasional del empleado es algo tan lógico como asumible. Pero cuando el absentismo se vuelve excesivo, puede tener un impacto muy negativo en un negocio. Lo que incluiría la pérdida de productividad, costos adicionales y una disminución general de la moral y el compromiso del equipo.

Pero ¿qué, exactamente, se considera una ausencia excesiva del trabajo? ¿Cómo se puede evitar que los empleados pierdan una cantidad excesiva de horas y días laborales? ¿Y cómo saber si se está lidiando con un empleado que está acumulando ausencias que claramente caen en lo “excesivo”?

Tipos de absentismo laboral

Como ya hemos visto se consideraría absentismo como una ausencia frecuente de un empleado de su trabajo. Esta ausencia a menudo se clasifica como una ausencia habitual que excluye las licencias autorizadas. Vamos a ver distintas tipologías de absentismo para podre acotar mejor cuales llevan a problemáticas específicas que pueden acarrear problemas en una empresa.

Previsible y justificado

Se considera absentismo laboral de un tipo previsible y justificado cuando el empleado que va a faltar al trabajo ha realizado el correspondiente aviso. Generalmente se trata de peticiones realizadas con antelación suficiente, y entonces se las considera previsibles. Y en los casos en los que no se ha podido solicitar con mayor antelación, cuentan con una justificación pertinente y reglamentada.

Este es un tipo de absentismo fácil de cuantificar y de controlar de modo normalizado. Generalmente se estipulará con arreglo a figuras legalmente establecidas como una baja médica o de incapacidad laboral transitoria, permisos no retribuidos en base a situaciones concretas o para asuntos personales, entre otras posibilidades.

No previsible y sin justificación

Este tipo de absentismo es más complicado de controlar. Son los casos en los que un empleado no se presenta en su puesto laboral y además no se ha realizado aviso efectivo de esta situación y no se presenta alguna causa justificada de esta ausencia.

Esto no implica que no exista una causa concreta de la ausencia laboral, pero puede ocurrir que no sea una causa contemplada por la legislación o el convenio laboral de la empresa. También estaríamos en este caso si se considera que la ausencia no queda suficientemente justificada. Esto se puede deber a que los justificantes presentados no sean reglamentarios o no se ajusten a las causas aceptadas de forma reglamentaria.

Se consideraría como parte de este tipo de absentismo el supuesto de abandono del puesto de trabajo sin comunicación expresa al efecto. Para esto también se suele requerir que se pueda inferir una intención manifiesta de llevar a la finalización de su puesto laboral. Sin este requisito estaríamos ante una ausencia prolongada del puesto de trabajo, pero no un caso de abandono del puesto.

Presencial

Este es un tipo de absentismo laboral en el que el empleado sí acude a su puesto de trabajo, pero no desempeña en su horario laboral las tareas que le son propias de su puesto. Sería el típico caso de personal laboral que excede de forma reiterada y regular los tiempos de descanso o las pausas personales. También caería en esta tipología quien pasa parte de su jornada laboral, de forma reiterada, atendiendo llamadas personales en su teléfono móvil, o navegando por Internet con finalidades ajenas al desempeño laboral.

Cómo evitar el absentismo laboral


¿Cómo se puede prevenir el absentismo excesivo de los empleados?

La mejor manera de prevenir el absentismo excesivo de los empleados es abordar las expectativas en torno a las ausencias de los empleados desde el principio, con una política clara de asistencia. En esto resulta de valiosa ayuda un sistema directo y objetivo de contabilizar las horas de trabajo, incluso cuando las tareas llevan a los empleados fuera de las instalaciones de la empresa.

Puede resultar conveniente elaborar una sección del manual del empleado para describir la política de asistencia de la empresa. Esta sección debería incluir información relevante sobre estos temas:

  • Una revisión de la política de tiempo libre pagado; incluida la cantidad de días por enfermedad, tiempo de vacaciones y cualquier otro permiso por causas específicas estipulado.
  • Cómo la empresa ve y maneja los diferentes tipos de ausencias, incluidos los retrasos.
  • El procedimiento específico para avisar de una ausencia no programada; como, por ejemplo, el procedimiento para comunicar una ausencia por una enfermedad puntual.
  • El número de días laborales injustificados o no programados que la empresa considerará absentismo excesivo junto con la acción disciplinaria que enfrentarán los empleados si su absentismo se considera excesivo.

Es buena política que desde recursos humanos se revise esta política de asistencia con los empleados, y una vez que se complete la revisión, que cada empleado guarde una copia en su archivo personal.

Evita el absentismo laboral en tu empresa

Con controlatushoras tus empleados podrán fichar desde el móvil, ¡consúltanos cualquier duda!